los nuevos cargos del sistema eléctrico

¿Qué es un PPA en fotovoltaica? Mucho más que un buen precio

En esta entrada de Blog nos vamos a enfocar en conocer qué es el PPA o Power Purchase Agreement, que ventajas le puede aportar a una empresa y la diferencia con las diferentes formas de financiar una instalación fotovoltaica. 

¿Qué es un PPA o Power Purchase Agreement?  

Un PPA (Power Purchase Agreement) es un acuerdo de compraventa de energía limpia, generalmente a largo plazo, entre un desarrollador renovable y un consumidor, normalmente empresas con un consumo eléctrico elevado. Además, proporciona a la empresa los mismos atributos medioambientales que las otras formas de financiar una instalación fotovoltaica. 

Principalmente existen dos tipologías de PPA;

  • PPA Offsite: La producción de la energía limpia no es la misma que la ubicación del consumidor. 
  • PPA Onsite: La producción de la energía limpia se produce en la misma ubicación del consumidor, generalmente en las mismas instalaciones del cliente, donde al final del contrato el consumidor puede comprar la instalación por un valor residual.   

Nosotros nos centraremos en la modalidad PPA Onsite, donde el cliente pone a disposición del desarrollador renovable sus instalaciones para la inversión e instalación de placas fotovoltaicas.

GRAFICO CON GW INSTALADOS EN MODALIDAD PPA FOTOVOLTAICA

Imagen: www.iea.org / Gráfico GW Mundiales contratados con la modalidad PPA

 

¿Ventajas de un PPA para la empresa?

  • Energía a precio competitivo

El acuerdo PPA permite a la empresa conseguir un precio fijo competitivo a largo plazo, por la energía que consuma de la planta fotovoltaica. La energía que no autoconsuma deberá llevar la gestión activa de compra en los mercados. 

  • Electricidad a precio estable y predecible

Un PPA nos permite gestionar el riesgo, tanto para el consumidor como para el desarrollador renovable, ya que permite mitigar el riesgo de precios de mercado en las horas donde la planta está generando energía, generalmente las más caras. 

  • Fotovoltaica sin costes de mantenimiento

Generalmente los gastos de mantenimiento preventivo, limpieza y gestión de las garantías corren a cargo del desarrollador renovable, por lo que la empresa no deberá preocuparse de nada. 

  • Energía limpia 

Toda la energía que se consuma de la generación fotovoltaica será energía limpia, libre de generación de CO2. 

  • RSC o Responsabilidad Social Corporativa

Permite a las empresas tomar acciones sostenibles, como el consumo de energía limpia y conocer el origen de la energía consumida. 

  • Fotovoltaica propiedad de la empresa

Al finalizar el contrato, la empresa puede negociar la compra de la instalación por un valor residual. Al pasar a su propiedad, la rentabilidad será superior, pero deberá hacerse cargo de todos los costes de la instalación. 

  • Adaptado al perfil del cliente

Tanto las condiciones de instalación como las económicas se personalizan en función del cliente, buscando siempre la viabilidad del proyecto a largo plazo. 

Financiación de una instalación fotovoltaica 

Existen diferentes formas de financiar una instalación fotovoltaica, aparte del PPA. 

  • Inversión directa

El cliente paga el 100% de la instalación mediante recursos propios, la ventaja principal es que la instalación fotovoltaica no tendrá ninguna carga financiera (intereses, comisiones), de forma que el retorno de la inversión será menor que financiar o un PPA. 

Inversión muy recomendable para empresas con disponibilidad de recursos propios. 

  • Financiación tradicional

La empresa suscribe un contrato con una entidad financiera, la cual será la encargada de depositar dicha inversión, a cambio, el cliente deberá pagar una cuota con los intereses correspondientes al préstamo. 

La prestación del préstamo estará sometida a un control de riesgos por parte de la entidad financiera, que puede determinar o no la concesión del crédito. 

Este tipo de financiación puede restar capacidad de endeudamiento a la empresa, por lo que puede llegar a perjudicar futuras inversiones con financiación bancaria. 

  • Renting tecnológico

A diferencia de la inversión directa y la financiación tradicional, la empresa computará la inversión como un gasto más en la cuenta de pérdidas y ganancias, por lo que no restará capacidad de endeudamiento a la empresa.

El cliente deberá pagar unas cuotas fijas con intereses y comisiones hasta el fin del renting, momento en el cual se deberá abonar la última cuota, pasando a ser la inversión propiedad de la empresa. 

El renting tecnológico permite adaptar las cuotas con el ahorro derivado de la inversión fotovoltaica, por lo que el cliente no deberá abonar más dinero que el actual por la inversión. 

Compartir


IMPLEMENTA EL PROTOCOLO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

Reduce los costes energéticos de tu empresa entre un 30% y 70%